contrACultura

Diario Digital ContraPunto

San Salvador, 19 de oct. de 2017

A 35 años del cierre de las Normales

 

Por Rolando Balmore Pacheco, MEd.

 

La Ciudad Normal “Alberto Masferrer”, cerrada en noviembre de 1980, constituyó el último proyecto de formación de maestros asumidos de manera responsable por el Estado Salvadoreño. Desafortunadamente, a inicios del conflicto armado, este exitoso programa fue clausurado, y su campus, convertido en uno de los batallones élite de la estrategia contrainsurgente del gobierno de la época. A 35 años del cierre de la que fuera la última escuela normal que funcionó en El Salvador, esa “tanda” de jóvenes y entusiastas profesores que entonces se graduaron están ahora en la recta final de sus carreras, muchos de ellos continúan en escuelas rurales del sector público, en colegios, en organizaciones no gubernamentales, en el MINED, en universidades, todos ellos vinculados y comprometidos con la educación de la niñez y juventud salvadoreña.

Saco a cuenta lo del 35 aniversario del cierre de las escuelas normales, ahora que las autoridades del MINED nuevamente han expresado su apuesta a los maestros como pilar fundamental para alcanzar la aspiración educativa de un nuevo hombre y mujer salvadoreño, para lo cual se ha planteado la creación de programas sostenidos de formación docente.

La tendencia en las últimas tres décadas ha sido la tercerización de los programas de formación inicial (formación en universidades), no obstante la experiencia ha revelado que el solo hecho de elevar a la categoría de estudios superiores los planes de formación docente, no es suficiente para mejorar la calidad pedagógica. Los programas de formación docente que ahora se plantean deben rescatar aquellos elementos de la formación en escuelas normales que daban ese sello de calidad y esa mística a los docentes que de esas instituciones egresaban. Destaco entre estos elementos, los siguientes:

Procesos de selección con altos criterios de exigencia. A la formación docente deben ingresar jóvenes talentosos y con vocación de servicio. Paradójicamente, estudios realizados por el IESALC-UNESCO, revelan que cada vez menos los estudiantes con mejores desempeños en pruebas de rendimiento, aspiran estudiar carreras de profesorado, comportamiento que se vincula a la pérdida de valor social que la carrera;

Ambientes de aprendizaje más formativos. Las instituciones formadoras de maestros, llámense normales, universidades o Institutos Pedagógicos, deberán hacer esfuerzos por crear verdaderos ambientes formativos para los futuros docentes, lo cual pasa por mejorar las bibliotecas, los laboratorios, así como el fomento de actividades artísticas, deportivas y culturales, que den a la cotidianidad de la preparación docente esa mística que todos extrañamos.

Creación de escuelas de aplicación que vinculen la formación inicial con la práctica docente. Es importante que los futuros docentes cuenten con espacios de práctica, de ensayo y de experimentación pedagógica que les permita contrastar la teoría con la práctica.

Formación centrada en el niño-a. El currículo de la formación docente debe privilegiar al niño-a, tener un enfoque centrado en el educando. Se requiere un docente con una sólida comprensión de los fundamentos antropológicos y pedagógicos en que se sustenta la formación del ser humano.

Alto compromiso con la comunidad. La formación docente debe definir como uno de los ámbitos de desempeño del nuevo maestro la comunidad educativa, se requiere un docente fuertemente comprometido con ésta, ser y sentirse parte de la comunidad.

De allí, que cualquiera que sea la política de formación docente que se adopte, habrá que valorar aquellos rasgos que sin duda hicieron de las escuelas normales una experiencia exitosa en materia de formación docente. Habrá que tomar en cuenta ese modelo y el contexto que lo rodeó: gratuidad de la formación, empleo seguro, formación claustral, buenos formadores, prestigio social de la carrera, entre otros elementos importantes.

Compartir

Escribir un comentario

Norma de uso obligatoria

  • Los comentarios tienen que referirse al tema publicado
  • No se publicarán comentarios fuera de la ley local (difamaciones)
  • No está permitido el lenguaje soez ni ataques personales
  • Reservamos el derecho de eliminar comentarios inapropiados
  • Comentarios breves, no más de 20 líneas
  • No publicaremos anónimos ni falsas identidades

Aclaramos que no publicamos comentarios automáticamente

La opinión de los lectores, no es la de contrACultura


Código de seguridad
Refescar