Gift Abroad
ocean sur
San Salvador, El Salvador / 31 de Julio de 2014

Poesía por la matanza

Etnocidio

Los poetas  jóvenes  alzan sus voces para rendirle homenaje a los masacrados en el 32

Por Hugo Sánchez

SAN SALVADOR- La poesía no es historia per se, pero la poesía rememora las epopeyas, la muerte  de los magníficos y de los  majaderos, los aciertos y yerros de la humanidad, las miserias y virtudes de esta especie que se autodenomina sapiente.  Por ello, un grupo de jóvenes poetas salvadoreños, convocados a un conclave en la Biblioteca Nacional “Francisco Gavidia” por Mario Noel Rodríguez, presentaron sus ofrendas poéticas a los tatas y nanas asesinados en 1932.

“Hubo una especie de silencio terrible en los poetas después de la matanza de 1932, quizás solamente el periodismo fue el que pudo tocar algunos temas sobre la crisis posterior”, dijo Mario Noel al inicio de la ponencia.

Los Poetas tienen la palabra

A continuación presentamos unos fragmentos de las piezas leídas en el evento

MGarcia

Miriam García

Sin título

Todavía llora el suelo que pisamos

los fantasmas no se han marchado

buscan secar su miedo

miedo en la mirada

miedo en la lengua

miedo desde la punta del pie hasta el alma

 

Todavía la sangre está triste

somos tristes

somos huérfanos

somos viudas

abandonados

somos un tiempo macerado

la estirpe perdida de valientes guerreros

de los culpables de ser hermanos del maíz.

 

Rojas

Mario Rojas

Éramos

¿Quién besara la sangre de mis pies?

¿quién meterá su mano en mi costado?

¿quién me ayudará a cargar la cruz?

no hay nadie mi amigo

todos se fueron

 

Oscuridad por todas partes

Cuerpos a la deriva y fiebre

Dulces campanadas de impunidad

el hombre de uniforme se disfraza de cordero y ahora se acerca hacia mi

sangran mis carnes

se consume mi espíritu

y mi corazón se vuelve un profeta sin lengua a la espera de un milagro

 

 OmarChavez

Omar Chávez

Esos muertos incómodos

No soy culpable de este silencio

soy inocente

escuchad el ladrido  de los espejos

el murmuro de los tendones bajo la mesa

no os quedéis quietos

avanzad

es mi voz la que reclama su presencia

esta muerte es tan solo momentánea

 

CarlosFlores 

Carlos Flores

Sin título

Mi amigo Pedro dice que hay cosas que se me olvidan

cosas que la luz no me trae

cosas que me abandonan

cosas que no habito

tormentas que no encuentran cielo en mi sombrero

ahora mismo

mientras me corto el pelo

tenuemente miro al tenue elías

con las manos y los pies metidos en el trozo

doliéndose sus 60 años de sal sobre la tierra

y un susurro como un vendaval atraviesa mi pensamiento

esto es como si metiera la luna en un huacal

y quisiera salir

y yo no la dejará

es eso

el dolor ahogado

el dolor ahogado en un huacal lleno de lagrimas

 

Waldemar

Waldemar  Romero

Demencia senil

la marmota olvido su día

el 32 de un martes

durante el siglo episcopal

cuando la miel resultó ser mucha

pero los obreros son tan pocos

y la demencia crece como la cebada en las planicies de Ur

La prole segrega con el tiempo olvido

Y el olvido se convierte en el tazón de cereal con agujas que todos merecen durante el ocaso

 

VladimirAM

Vladimir Amaya

Carta para mutilados

Nunca más amaneció

ese día se extendió un cielo de polvo debajo del cielo

por eso todos somos grises en esta orilla del mundo

dejamos de hacer mucho desde entonces

de tener manos

algo nos arrebato el rostro y el alma

por eso nadie cree en nuestro nombre al asomarse a nuestras antorchas

ahora caminamos sobre los puentes de sangre que unos pocos nos contaron

que hubo sangre

que dicen que hubo sangre

y ahora hay que llorar por esa sangre

Mario-Noel-Rodríguez

El anfitrión Mario Noel Rodríguez

PoetasTodos

Los poetas frente a la audiencia

Compartir

Escribir un comentario

Norma de uso obligatoria

  • Los comentarios tienen que referirse al tema publicado
  • No se publicarán comentarios fuera de la ley local (difamaciones)
  • No está permitido el lenguaje soez ni ataques personales
  • Reservamos el derecho de eliminar comentarios inapropiados
  • Comentarios breves, no más de 20 líneas
  • No publicaremos anónimos ni falsas identidades

Aclaramos que no publicamos comentarios automáticamente

La opinión de los lectores, no es la de contrACultura


Código de seguridad
Refescar